Cosas de Cádiz
Manolo Sánchez

Una historia muy chachi

El contrabando en Gibraltar durante la postguerra dio origen a una palabra muy popular en nuestro vocabulario, y que pocos saben de su insospechada relación con un conocido personaje político británico que marcó la historia universal del siglo XX
Manuel Sánchez
3/11/2017
Cádiz

La etimología de las palabras del español es un campo tan abierto como visitantes y pobladores ha tenido esta tierra. Un lugar que de ser el fin de la tierra pasó a nexo entre dos mundos ha cosechado en su propio vergel lingüístico un sinfín de neologismos propios de la importancia y la dimensión de una lengua de tanto peso como la lengua castellana.

Así, hemos incorporado nuevas palabras a partir de vocablos ya existentes (neología de forma) como aeronave y también palabras ya existentes que adoptan nuevos significados (neología de sentido)como por ejemplo camello (animal y vendedor de droga). Además tenemos las incorporaciones denominadas extranjerismos y barbarismos…

Pues bien. Una provincia como la gaditana es vanguardia en la creación lingüística y, a la vez, símbolo de inteligencia comunicativa. El lenguaje como energía que es, ni se crea ni se destruye, se transforma. Y la creación lingüística aquí esta a la orden del día. Fíjense en el caso de la palabra chachi.

Diferentes versiones opinan sobre su origen. Unos que proviene del caló (chachipén/verdad o realidad). Pero el paso al significado “estupendo” o “magnífico” no queda claro. Otra versión es más gaditana. Sitúa el origen en la posguerra española, cuando el destrozo de la Guerra Civil y la Segunda Guerra Mundial desoló no sólo España, sino también Europa.

En una España de penurias, autarquía, café por achicoria y cáscaras de naranja para freír patatas, todo lo que proviniese del contrabando era referencia de calidad. Y dónde podía haber más contrabando que en el Peñón, recién terminada la Segunda Guerra Mundial y beneficiada por los vencedores….

Todo lo que provenía del contrabando inglés era magnífico. Como magnífico era el estadista que los llevo a la victoria, Winston Churchill. Todo lo que venía de Churchill era calidad. La rapidez y la economía de nuestro lenguaje hizo el resto: “Esto viene de Churchill” (pronunciado charchill ), esto es de Churchill… Hasta perder las consonantes líquidas R y L y quedarse en la palabra que aún utilizamos hoy día… una palabra muy chachi.

publicidad